En etapa de promulgación se encuentra convenio sobre licencias de conducir entre Chile y España.


La aprobación de este tratado beneficiará a cientos de chilenos que actualmente residen en España. El texto ya fue aprobado por ambas ramas del Congreso Nacional y ahora sólo resta que el Presidente de la República firme el convenio para su aplicación en ambas naciones.

El Proyecto de acuerdo entre la República de Chile y el Reino de España, sobre Reconocimiento Recíproco y Canje de los Permisos de Conducir Nacionales, fue adoptado en Madrid el año pasado y corregido el 31 de enero de este año.

La aprobación de este documento permitirá que entre Chile y España se pueda prescindir de la exigibilidad de licencia internacional de conducir otorgada en conformidad a la Convención de Circulación por Carretera de 1949.

Conforme al artículo 5º de la ley Nº 18.290, para conducir un vehículo motorizado en el territorio nacional, se debe poseer, según los casos, una licencia de conducir expedida por el Director de Tránsito de una municipalidad, un permiso provisional otorgado por un Tribunal, una boleta de citación al Juzgado, o bien, algún documento extendido en el extranjero y con validez en nuestro país en virtud de tratados o acuerdos internacionales.

El compromiso que contraen los Gobiernos de Chile y España, reconoce recíprocamente las licencias de conducir expedidos por sus autoridades competentes a quienes tengan su residencia legal en ambos países.

Una vez acreditada la validez y vigencia de la licencia y la edad mínima para conducir exigida a su titular, éste podrá obtener licencia o permiso de conducir temporal para vehículos de motor ubicado en las categorías para las cuales el permiso o licencia lo habilita, durante el tiempo que permita la legislación nacional del Estado donde pretenda hacer valer esta autorización.

Pasado el período indicado, el titular de la licencia de conducir que establezca su residencia legal en el otro Estado, podrá obtener su permiso de conducción equivalente a los del Estado donde ha fijado la petición de residencia, de conformidad con una tabla de equivalencia entre las clases de permisos chilenos y españoles, sin tener que realizar las pruebas técnicas y prácticas exigidas para la obtención de la licencia o permiso de conducir

Así, los conductores chilenos titulares de una licencia de conducir chilena, que soliciten su canje por los equivalentes españoles de las clases C1, C1+E, C, C+E, D1 y D deberán realizar una prueba de circulación en vías abiertas de tráfico general, utilizando un vehículo o conjunto de vehículos de los que autorizan a conducir dichos permisos.

El texto también agrega la categoría “C”, omitida en el acuerdo original, mediante notas diplomáticas que se intercambiaron especialmente para tal efecto.



camara.cl Jueves 26 de Mayo de 2005 .


Edited by - sopranos on 27/05/2005 16:36:52