En el caso de un instrumento de renta variable o de capitalización, debe saber que ese "valor" que hoy compra en $100, mañana puede costar $95 pero en dos meses más puede valer $120 y en un año puede costar los mismos $100 que usted invirtió inicialmente.