LEY Nº18.490.
ESTABLECE SEGURO OBLIGATORIO DE ACCIDENTES PERSONALES CAUSADOS POR
CIRCULACIÓN DE VEHÍCULOS MOTORIZADOS.
TÍTULO PRELIMINAR.
Del Seguro Obligatorio de Accidentes Causados por Vehículos Motorizados.
Artículo 1°.- Todo vehículo motorizado que para transitar por las vías públicas del territorio
nacional requiera de un permiso de circulación, deberá estar asegurado contra el riesgo de accidentes
personales a que se refiere esta ley. Además, si el vehículo no contare con un seguro por los
daños personales y materiales causados con ocasión de un accidente de tránsito, el vehículo
conducido quedará gravado con prenda sin desplazamiento y será puesto a disposición del
tribunal respectivo, de forma de responder por las indemnizaciones contempladas en esta ley.
Este seguro no se exigirá a los vehículos de transporte y otros respecto de los cuales se
apliquen normas sobre seguros en virtud de convenios internacionales, caso en el cual podrán
ser contratados con empresas aseguradoras nacionales o extranjeras que tengan representación
en Chile o que hayan celebrado convenios con ellas o con compañías aseguradoras chilenas.
Artículo 2°.- Para los efectos de esta ley, se entiende por vehículo motorizado aquél que
normalmente está destinado a desplazarse en el medio terrestre, con propulsión propia, que se
encuentre por su naturaleza destinado al transporte o traslado de personas o cosas y sujeto a la
obligación de obtener permiso de circulación para transitar.
Los remolques, acoplados, casas rodantes u otros similares, que carezcan de propulsión pero que
circulen vías públicas, también se considerarán como vehículos motorizados para los efectos de esta
ley, debiendo contar con el seguro obligatorio adicional correspondiente.
Artículo 3°.- No se considerarán como vehículos motorizados para los efectos de esta ley:
1.- Los que circulan sobre rieles;
2.- Los utilizados exclusivamente dentro de los límites de playas ferroviarias, de una fábrica o en
el interior de cualquier lugar cerrado, al cual no tenga acceso el público;
3.- Los tractores y otras maquinarias agrícolas, industriales, mineras o de construcción, dedicadas
exclusivamente a las tareas para las cuales fueron construidas, salvo que requieran de permiso de
circulación, y
4.- Los vehículos con tracción animal.
Artículo 4°.- La obligación de contratar el seguro recaerá sobre el propietario del vehículo.
Tratándose de remolques, acoplados, casas rodantes o similares, la obligación de contratar el seguro
adicional recae sobre el propietario del vehículo tractor. Cuando no se hubiere obtenido el
correspondiente seguro adicional, el propietario y el conductor del vehículo tractor responderán
solidariamente por los daños que causen.
Para tal fin se presumirá que tiene carácter de propietario la persona a cuyo nombre aparezca
inscrito el vehículo en el Registro correspondiente.
Para todos los efectos de esta ley, se considerará como tomador del seguro al propietario o
persona que lo hubiere contratado y a quienes durante la vigencia del seguro se les haya transferido o
transmitido la propiedad del mismo vehículo.
Artículo 5°.- Los contratos de seguro que se celebren en cumplimiento de esta ley, regirán por
todo el plazo de la vigencia señalado en el respectivo certificado no se resolverán por la falta de pago
de las primas, ni podrán terminarse anticipadamente por decisión de las partes. Sólo por sentencia
judicial ejecutoriada se podrá poner tér