El día 19 de diciembre de 2002 se publicó la Ley 19841 que contiene importantes cambios a la Ley de Tránsito y Juzgados de Policía Local que deben ser de conocimiento de todos los conductores y propietarios de vehículos.

1) En las autopistas con cobro de peaje electrónico se prohibe el acceso de vehículos sin el #8221;tag#8221; que permite la identificación y el cobro. Es una infracción grave ($29.980 - no respetar una señal de tránsito). Se autoriza el uso de equipos fotográficos para constatar estas infracciones, la que se enviará al propietario como parte empadronado (igual que los fortorradares).

2) Se obliga al propietario de un vehículo a mantener actualizado el domicilio en el Registro de Vehículos Motorizados. El no actualizarlo tendrá una multa de 3 a 5 UTM y el que indique domicilio falso o inexistente tendrá una multa de 3 a 50 UTM. Había un vacío legal aquí ya que no había ninguna ley que obligara a mantener el domicilio del propietario vigente. Esto hacía imposible notificar los partes empadronados a aquellos propietarios que hubiesen cambiado de domicilio. No hay que confundir esto con la obligación de mantener actualizado el domicilio en la licencia de conducir. El del propietario de hace en el Registro Civil. El del conductor en la municipalidad. Ahora es obligación mantener ambos actualizados.

3) Hasta ahora, las infracciones empadronadas, donde no se conocía quien era el conductor porque el Carabinero sólo pudo tomar la patente o sólo existe la foto de la patente (fotorradar de velocidad, luz roja o los nuevos en autopistas con peaje electrónico) debía pagarlas el propietario del vehículo. Pero, al no estar identificado el conductor, el propietario sólo debía pagar pero no tenía responsabilidad infraccional (no se podía anotar en su hoja de vida). El cambio es que ahora la ley OBLIGA al propietario a identificar al conductor al momento de la supuesta infracción. Si el propietario no da la información o da información inexistente, entonces el juez hará efectiva la responsabilidad infraccional en contra del propietario. Esto es, como si el propietario fue efectivamente quien conducía. La infracción, por lo tanto, quedará anotada en la hoja de vida del propietario. En el caso de las infracciones a la falta de #8220;tag#8221; en autopistas con peaje electrónico, el responsable será siempre el propietario.

4) Cuando se notifique una infracción empadronada por carta certificada, la ley ahora establece que la notificación se da por cumplida cuando se entrega la carta en el domicilio del propietario que aparece en el Registro de Vehículos Motorizados. No es necesario que se entregue personalmente al propietario. Además, sólo en el caso de partes por peaje electrónico, bastará con dejar la carta en un lugar visible del domicilio. Con esto se aclaran varios puntos oscuros que había en la ley y que tantos problemas produjeron con las notificaciones del los partes de fotorradar. En realidad, con esto se cerraron varios resquicios que podía utilizar el supuesto infractor para no pagar. En todo caso, quien no paga una multa empadronada, tendrá que pagarla al renovar el permiso de circulación.